El capitoné viene del verbo francés capitonner cuyo significado es acolchar, almohadillar. El capiton es un descarte de seda que se usaba en antiguos tapizados donde se adornaban los mismos con formas geométricas.

Luego se incluyeron botones con la técnica del botoné. Esta técnica de tapizado junto a los botones le dio el paso al nacimiento del capitoné. La técnica se hizo famosa con los ingleses de esa época.

Cuenta la historia que el origen del tapizado capitoné se remonta al siglo XVIII. En esos años el vizconde de Chesterfield, Inglaterra, le pide a un ebanista reconocido del lugar que fabrique un sofá. Este sofá sería para que los caballeros aristócratas de la época no perdieran la postura elegante durante sus charlas cuando tomaban el té.

Este nuevo tapizado debería dejar lucir los trajes de los señores. Otro detalle era que debería tener apoya brazos a la misma altura que el respaldar para descansar los brazos. Allí nace el famoso sillón Chesterfield.

Podríamos decir que el sillón de Chesterfield dio nacimiento al tapizado capitoné